A mediados de los años ochenta, España estaba despegando hacia la modernidad. El sprint para aprovechar las oportunidades que prometían los Juegos de Barcelona y la Expo de Sevilla se había lanzado. La música –e Ibiza– no iban a quedarse atrás.