Érase una vez un muchachuelo ibicenco llamado Pedro, quien en 1960 y pico cayó locamente enamorado de una muchachuela inglesa llamada Didi