Hoy vas a cualquier concierto y siempre es fácil ver a uno o dos cámaras a pie de escenario capturando los highlights del bolo. Pero cuando este gigante del fotoperiodismo musical empezó a hacer sus primeros pinitos, esa profesión ni siquiera existía como tal.