A finales de los sesenta, la onda expansiva del amor hippie cruzó el Atlántico para atracar en las costas de Europa. Ibiza fue uno de los epicentros de un terremoto que quiso cuestionarlo todo y que a pesar de no cambiar casi nada sí configuró estéticamente a las siguientes generaciones.